Cuando la ley de Murphy se alía con un barril de cerveza... lo mejor es ponerse a salvo