La alegría de Roman: con espina bífida consigue caminar