Estos agentes tenían que parar una fiesta, pero… ¡se unieron a ella!