Polémica por un vídeo en el que supuestamente un cristo mueve la cabeza