Paga casi 14.000 euros por parecerse a un personaje de Dragon Ball