Así de complicado es el periodismo cuando un partido es mucho más que fútbol