Videojuegos a la carta, una realidad