Las uvas, un 30% más caras