Los urbanos acusados de asesinar a su compañero se culpan el uno al otro