Una asociación de ultraderecha fuerza la imputación de López Garrido por prevaricación