Los turistas comienzan a abandonar París