Estos turistas adictos al móvil ignoran por completo su viaje en góndola