El turismo bate récords pero mantiene la precariedad laboral