Estados Unidos se enfrenta a la transicion de poderes más tensa de su historia