La mitad de los trabajadores tarda al menos una semana en rendir al 100 por 100 tras volver de vacaciones