Tras las tormentas de nieve, llega el frío ártico a la costa este de Estados Unidos