El sirio que entregó a su compatriota a la policía alemana dice que lo hizo porque era su obligación