¿Qué heridas siguen abiertas en Lorca?