La tensión étnica no cesa pese al estricto control del Ejército