El teniente muerto al estrellarse su F-18 se negó a volar con el avión una semana antes