La temperatura del agua hace que España no sufra huracanes