¿Hablamos menos por culpa de Whatsapp?