Los españoles usan el mismo móvil para asuntos profesionales y personales