El telescopio espacial Hubble detecta un 'cañón de fuego' en una estrella moribunda