El SMS navideño entra en recesión