El amor se refleja en los dedos de los pies y la ira en la cabeza