Samsung domina el mercado de los televisores tras el éxito de la pantalla curva