Un robot de Lego arma el cubo de Rubik en 3,253 segundos