Un riñón diseñado por biotecnología produce orina al ser trasplantado