Las pantallas serán sustituidas por el reconocimiento de voz