Una nueva teoría explica por qué la Luna está donde está