Misteriosas líneas surcan las heladas aguas de un lago en Islandia