Desarrollan un sistema para calcular el nivel del dolor