Los tablets amenazan la supervivencia de los lectores de libros electrónicos