Ser inteligente no tiene por qué ser bueno