El 88 % de las imágenes sensuales que los jóvenes suben a la red terminan en sitios porno