Escribir con el móvil desbanca la escritura a mano