El e-commerce es el único canal de venta que crece en España