El dolor de espalda de los astronautas tiene una causa sorprendente