Así defiende su juguete el perro más perezoso