El humo del incienso tan perjudicial como el de los cigarrillos