El cofundador de Microsoft se embarca en un proyecto espacial