Fabrican el coche-cohete que superará los 1.000 kilómetros por hora