Carla Bruni desnuda, el cebo perfecto para un ciberataque en la cumbre del G-20