Microsoft pone el ciberataque como ejemplo de las vulnerabilidades de las instituciones estatales