El final del caso Bretón se resuelve en una hoguera