Camioneros en apuros por culpa de los GPS