Los berrinches continuos de los niños y la adicción a la comida, nuevas enfermedades mentales