Un bar de Seattle prohíbe el uso de las gafas de realidad aumentada por privacidad