Viajar a Marte supone exponerse a la demencia crónica